Sunday, March 14, 2010

Terremotos: ¿Tiempo del Fin?

La lista de eventos sísmicos recientes es realmente impresionante (aquí los presento por país, fecha y magnitud, incluyendo el más reciente ocurrido en el día de hoy):

Haiti, enero 12, 7.0
Chile, febrero 27, 8.8
Japon, febrero 27, 7.0
Taiwán, marzo 4, 6.4
Sumatra, marzo 5, 6.5
Turquía, marzo 8, 6.0
Hawai, marzo 9, 4.4
Chile, marzo 11, 7.2
Indonesia, marzo 14, 6.4
Japón, marzo 14, 6.6
Los expertos dicen que no hay conexión posible entre ellos sino que este fenómeno es un asunto del azar (refiérete al siguiente “link” para ver el comentario):
Sin embargo, para los cristianos que esperamos la pronta venida de nuestro Señor Jesucristo, estos acontecimientos nos hablan toneladas acerca del tiempo en que estamos viviendo:
“Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?... Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares… Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará… Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin… Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos… E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.” (Mateo 24)
Jesús nos menciona varias señales de su venida, a saber:
  • Engaño doctrinal – La más fuerte prueba de la pronta venida de Cristo, es la amplitud y profundidad de la apostasía que se introducirá en la iglesia cristiana. No tenemos que esforzarnos mucho para encontrar una multitud de doctrinas erróneas que introducen prácticas ocultistas en nuestras iglesias, y de falsos maestros que solo se llenan su vientre con el dinero que le roban a sus congregaciones. La Palabra nos advierte que aún vendrán algunos mostrando maravillosos milagros y prodigios, pero todo es parte de un gran esquema para “engañar si aún pudiera a los escogidos”.
  • Tumulto social – Las “guerras y rumores de guerra” se esparcirán por todo el mundo. Hoy en día la violencia (sea por causa de guerra, terrorismo, pandillas, anarquía social, etc.) está arropando cada esquina del planeta. Ya casi no quedan lugares seguros para criar a nuestras familias.
  • Desastres naturales – El aumento en intensidad y frecuencia de los desastres naturales es notable. Terremotos, maremotos, huracanes, temperaturas extremas, sequías interminables, desiertos creciendo. Todo apunta a una naturaleza agotada, una tierra que “gime” por su liberación.
  • Evangelismo mundial – La Palabra de Dios está siendo predicada y distribuida como nunca antes. La tecnología ha permitido el levantamiento de poderosos avivamientos en cada región del mundo.
  • Persecución de creyentes – Se dice que en el siglo 20 hubo más mártires cristianos que la suma de los 19 siglos anteriores.
Si todo sigue su curso como hasta ahora, posiblemente estemos entrando en la culminación de la historia humana. Para el verdadero creyente esto no debe ser sorpresa ni problema. La Palabra nos dice que estos eventos sencillamente anuncian la buena nueva del traspaso de esta vida a una nueva con Dios por la eternidad:


“Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” (Lucas 21:28)

Para el que está lejos de Dios, estas noticias son perturbadoras. Los confrontan con una realidad indiscutible: no somos dueños de nuestro destino. La muerte acecha en cada esquina y todo lo que hacemos nos alcanza al final. Por lo tanto, la única respuesta hoy, es volvernos a Dios, el que conoce el pasado, presente y futuro, aquél que tiene el control de la historia y la llevará a su fin de acuerdo a su propósito eterno. ¡Vuélvete a Él cuando todavía hay tiempo!

En Cristo,
Gadiel